Un destino muy completo

Viajar a Jordania se puede describir como “redondo” o casi perfecto, en el sentido en que ofrece bastantes atractivos y muy variados que hacen que este viaje no sea para nada monótono.

Comenzarás tu aventura en Ammán, la capital de Jordania. En ella puedes visitar distintos monumentos y edificios de interés como, por ejemplo, la Ciudadela o el Teatro Romano. Desde aquí te recomendamos ir a ver las ruinas de Jerash, ciudad que llegó a ser una de las diez más importantes del Imperio romano.

Seguidamente, te dirigirás al mar Muerto: el punto más bajo de la Tierra en el que flotarás como en ningún otro sitio, debido a los altos niveles de sal que contienen sus aguas. A 30 km del mar Muerto se encuentra Wadi Mujid, un impresionante cañón donde es posible practicar deportes como el senderismo o el “canyoning”.

Llega la hora de desplazarte a un lugar excepcional que todo viajero debe visitar por lo menos una vez en la vida: Petra, el tesoro más preciado de Jordania. Es una espectacular reliquia de la historia antigua que está considerada como la primera de las siete nuevas maravillas del Mundo Moderno. Para llegar a ella, antes deberás atravesar un estrecho desfiladero de más de 1,2 km de longitud llamado El Siq. Una vez hecho el camino, tendrás frente a ti el Al-Khazneh, el monumento más famoso de Petra.

Si dispones de tiempo o te queda un día extra para pasarlo en esta zona, te sugerimos desplazarte a Little Petra. Es un yacimiento arqueológico similar a Petra, pero de dimensiones mucho más modestas que, sin duda, te encantará conocer.

También te recomendamos ir a Wadi Rum, uno de los desiertos más bellos y fascinantes de Arabia. Su extensión, su característico color rojizo y sus rocas monolíticas han hecho que varios directores de cine lo hayan elegido para rodar numerosas películas ambientadas en otros planetas. La mejor forma de descubrir todos los secretos de este emblemático desierto es hacer una excursión en 4×4. Si pasas la noche en un campamento equipado con todas las comodidades, tendrás la oportunidad de vivir una experiencia única y de dormirte contemplando el precioso cielo estrellado.

El colofón de este viaje se encuentra en Áqaba, la ciudad más importante del sur de Jordania a la que llegarás, aproximadamente, en una hora en coche desde Wadi Rum. Se trata de la costa del mar Rojo o, mejor dicho, de los tesoros que se esconden en sus profundidades. Es todo un paraíso que destaca por estar repleto de vida y de color y por ser uno de los mejores mares del mundo para practicar buceo.

¡No olvides llevar tu cámara subacuática para inmortalizar el increíble fondo marino! La combinación de corales y de peces de colores que hay en este enclave resulta fascinante y digna de ser fotografiada.

¿Te ayudamos a planear este viaje?

Contacta con nosotros y nuestro equipo de expertos te atenderá lo antes posible

Nuestro equipo trabaja desde la excelencia para hacer realidad el viaje de tus sueños.

Déjanos tu email y no te pierdas nuestras promociones exclusivas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios.    Ver Política de cookies
Privacidad