Del bullicio a la calma

Al viajar a Vietnam, te encontrarás con un país exótico y cautivador donde hay mucho por descubrir. Te proponemos conocerlo recorriéndolo, al contrario de lo que lo hace mucha gente, de sur a norte, en un viaje donde la experiencia irá, poco a poco, “in crescendo”.

En el sur te espera Ho Chi Minh, la ciudad más grande y poblada de la nación. Te encontrarás con la oportunidad de empaparte con el auténtico ambiente vietnamita y de apreciar el ajetreo y el bullicio de sus calles. Cuenta con museos, con numerosos mercados (entre los que destaca el Mercado Ben Thanh) y con edificios de arquitectura colonial como, por ejemplo, la Basílica de Notre-Dame de Saigón.

Desde aquí, te dirigirás por carretera al delta del Mekong, donde pasarás la noche. Te alojarás en un barco de uno o dos camarotes y tendrás personal a tu servicio para hacerte la estancia más agradable. Podrás navegar por los mercados flotantes de Phong Dien y Cai Rang y ver cómo los lugareños comercian sobre sus barcas. Este particular alojamiento flotante dispone de una sencilla embarcación tradicional adicional para que te adentres, junto a tu guía, en los canales más estrechos como si fueras un local. Dispone, también, de bicicletas para que pasees por los pueblos rurales y los arrozales mientras disfrutas de la verdadera esencia del delta del Mekong.

Continuarás tu aventura asiática volando hacia el centro del país hasta Danang, para llegar a dos poblaciones muy próximas entre sí. La primera es Hoi An, una pequeña ciudad costera que posee un precioso y bien conservado casco antiguo en el que hay rincones que te brindarán gratas sorpresas. Si por algo es conocida esta ciudad es por los cientos de farolillos que la engalanan y que le aportan color durante el día y un aire mágico por la noche. La segunda población que visitarás es Hué, la antigua ciudad imperial de Vietnam. Es toda una joya que recuerda a la ciudad prohibida de Pekín y en cuyo recinto encontrarás palacios y pabellones de la dinastía Nguyen. Asimismo, podrás contemplar bellos templos como Thien Mu y enormes mercados como Dong Ba.

A continuación te trasladarás en avión a Hanoi, el plato fuerte de viajar a Vietnam, que se halla en la zona norte. La capital se caracteriza por su ambiente animado, por el gentío incesante y por los vehículos que se mueven, como un enjambre, de un lado para otro. No olvides que la mejor manera de ver algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad es yendo en tuk-tuk, un pintoresco motocarro de tres ruedas que te asegura una experiencia muy divertida.

Finalizarás tu periplo haciendo una excursión que es visita obligada. Consiste en realizar un pequeño crucero por la bahía de Halong, un impresionante trayecto en el que apreciarás las numerosas islas e islotes que conforman el espléndido paisaje marítimo, así como genuinos pueblos flotantes.

Si tienes días y quieres más dosis vietnamita, antes de ir a la bahía de Halong, al viajar a Vietnam te recomendamos ir a Bac Ha, una población en la que se celebra uno de los mercados más bonitos y coloridos de esta región y donde acuden a vender sus productos artesanos las etnias que habitan en las montañas de Sapa. En este hermoso paraje descubrirás las inmensas terrazas de arroz que son un verdadero espectáculo visual y que, desde ese momento, siempre recordarás.

¿Te ayudamos a planear este viaje?

Contacta con nosotros y nuestro equipo de expertos te atenderá lo antes posible

Nuestro equipo trabaja desde la excelencia para hacer realidad el viaje de tus sueños.

Déjanos tu email y no te pierdas nuestras promociones exclusivas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios.    Ver Política de cookies
Privacidad