Elogio a los sentidos

La diversidad cultural y amabilidad de sus gentes hacen de este país un destino cautivador. Asia, África y Europa en una sola isla. Esta mezcla de las diferentes culturas que se han encontrado aquí a lo largo de la historia nos brinda, gracias a su mezcla de religiones (hindú, cristiana y musulmana), una gran riqueza gastronómica de la que disfrutar.

Cuando nos imaginamos viajar a Mauricio pensamos en sus playas de arena blanca, en sus aguas cristalinas, en su barrera de coral que rodea la isla, en el placer de zambullirnos en el mar y en ver numerosas variedades de peces de colores, así como en nadar con delfines, en navegar a vela o en practicar submarinismo, snorkel, windsurf, kitesurf…

Sin embargo, al viajar a Mauricio no podemos obviar su parte interior, tierra de origen volcánico cubierta de verdes extensiones de cultivos de caña de azúcar. Una naturaleza agradable y fácil de admirar dando cortos paseos: las gargantas de la Rivière Noire, la selva de Macchabée o el jardín Botánico de Pamplemouse. Los cráteres Trou aux Cerfs y Grand Bassin son dos paradas imprescindibles que regalan un espectáculo natural tan bello como insólito. Ascender a Le Morne Brabant es una grata experiencia, las panorámicas de esta parte de la isla son realmente espectaculares.

¡Isla Mauricio, un destino imprescindible!

¿Te ayudamos a planear este viaje?

Contacta con nosotros y nuestro equipo de expertos te atenderá lo antes posible

Nuestro equipo trabaja desde la excelencia para hacer realidad el viaje de tus sueños.

Déjanos tu email y no te pierdas nuestras promociones exclusivas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios.    Ver Política de cookies
Privacidad